dilluns, 7 d’abril de 2014

Fins on han arribat : Deby Gomes, ha valgut la pena !

Després de llegir l'article que ens ha enviat la Deby, estic una mica trasbalsat pels records. Ho explica tot amb tanta sinceritat que aquells que sàpiguen llegir entre línees o que en el seu moment estiguessin a les les classes i les tutories que vam fer junts entendran l'alegria que suposa treballar de mestre en aquesta escola: cada moment, cada tutoria, cada nota..ha valgut la pena.



Hola, me llamo Deby y tengo 20 años. Actualmente, después de ir y volver, de estar un día aquí, otro allí, estoy estudiando Traducción e Interpretación con los idiomas alemán y francés de lengua B y C, en la UAB.
David me pidió que explicara mi recorrido para poder compartirlo con vosotros y sinceramente, mi primer pensamiento ha sido: “¿Yo? ¿En serio?”.
Los que me conocen sabrán el porqué de esta reacción, yo no soy el típico ejemplo a seguir. Tal vez sea esa la razón por la cual también es interesante escribir esto, para que aquella gente que aún tiene que elegir qué camino quiere seguir vea que no todo es perfecto y de color rosa, que pase lo que pase, uno siempre debe ser fiel a sí mismo.
He estado mucho tiempo pensando en qué poner y sobretodo cómo formularlo para poder llegar a la totalidad.
L' Escola Pia de Calella también dejó su huella en mí. Fueron unos años turbulentos llenos de todo tipo de sentimientos, empezando por la alegría, pasando por rabia, nervios e incluso lágrimas. Para los profesores no ha sido una tarea especialmente fácil el aguantarme. Aprovecho para pedir perdón y dar las gracias por todos esos días que ahora recuerdo cómo anécdotas graciosas: notas en la agenda, horas fuera de clase, castigada sin poder ir a Port Aventura, charlas de horas con los tutores, y un largo etc. No me enorgullece, pero aún así estoy aquí y lo he conseguido, cosa por la cual no todo el mundo apostaba.
Eso no ha sido solo mérito mío o de mi familia, sino que también de algunos profesores de la escuela: Cristina, Melani, Paco, David, Pilar, Gloria han sido los que me han dejado la espinita dentro, quienes siempre han estado sin dudarlo, aún poniéndoselo difícil y queriendo tener siempre la última palabra.
Veréis que ahora puede parecer una situación graciosa, pero creerme que en su momento no lo ha sido y hoy en día los profesores aprovechan para recordarles esto a mis hermanos, aguantando la risa.
Después de la ESO, llegó la elección de qué bachillerato escoger, cosa que no ha sido nada difícil en mi caso, iba directa al humanistico-social. Fueron dos años largos e intensos, pero nunca faltaban risas o razones por las cuales mantener la sonrisa.


Recuerdo con mucho cariño la epoca del trabajo de recerca y mi alegría al saber que mi tutor sería Paco Carrilero. Siempre me han gustado las cosas diferentes, de allí mi tema: “Etiquetas, estigmas y prejuicios. La imagen social del delincuente, adquirida por los medios de comunicación de masas”. Fue un trabajo muy interesante con la investigación aún más interesante.
Ya en ese momento tuve muy claro que yo no iba a ir directamente a la Universidad, yo quería viajar, conocer más mundo. Y eso fue lo que hice, volví a mi país, Alemania, para pasar allí un tiempo y poder desconectar y centrarme en cómo enfocar mi futuro. Pasando luego por Londres y Mallorca, dónde aprendí a ser otra persona, por primera vez tenía que trabajar para poder vivir, no valían las excusas. Fue una gran experiencia que me ha hecho crecer y cambiar algunos aspectos de mi vida, largos meses dependiendo de una misma sin tener a nadie al lado. Allí también grabé una serie que se emite en la televisión alemana, otra experiencia que me ha dado la vida que no cambiaría por nada.
La gran duda que tuve en mente fue si seguir los estudios en España, cerca de la familia y los amigos o coger nuevos caminos e ir a estudiar a Alemania. Finalmente, cómo veréis, me he decidido por quedarme aquí y proximamente hacer un Erasmus en París, para seguir mis estudios allí (ciudad de la que estoy enamorada desde bien pequeña y dónde me veo en un futuro no muy lejano) Yo soy una persona de ir y volver, de viajar, de conocer mundo y aunque parezca difícil, se puede combinar perfectamente con los estudios.
Estaría mintiendo si dijera que este tipo de estudio es el que siempre he querido hacer, pero es el que llevo en la sangre y el que me puede llevar lejos.
Cómo habréis visto, uno no tiene que seguir todas las normas establecidas o sentirse mal por no ser un 10 en todo. Siendo uno mismo y sin perder de vista lo que uno quiere, siempre se conseguirá lo que uno merece, al fin y al cabo todo depende de uno mismo